Los matan, renuncian: la policía de Sonora no pudo y deja una bomba a la Guardia Nacional