Diablos es finalista; el México superó a su eterno rival