Un estudio recupera datos genéticos de un diente de 1,7 millones de años