El éxito de hacerle el trabajo sucio a EU