Cada año se pierde una masa de bosques del tamaño de Reino Unido