Los altos tienen menos probabilidades de desarrollar diabetes