Negligencia, más letal que el sida; alerta la OMS