México, ¿una anomalía histórica?