"No estés triste", lo peor que se le puede decir a alguien que sí lo está