Productos de belleza, ¿A prueba de crisis?