Pese a cáncer, México consumió 900 mil toneladas de embutidos en 2018