Enfermedades no transmisibles, culpables de 41 millones de muertes