La barbaridad de la revocación del mandato