Implosión de nuestro sistema democrático