Deshidratación provoca problemas cognitivos, motores y cardiovasculares