El sueño americano se alcanza con un préstamo y un contrabandista