A veces no es tanto lo que puedas hacer en el mundo, sino lo que permitas que el mundo haga contigo