Los accidentes cerebrovasculares aceleran la demencia