Geopolítica exige cabeza fría; marines y tropas no entrarán