Todas las democracias son mortales