Pésimas noticias: no hay remedio