Un altavoz en la FIL para condenar la discriminación en México