Protestas en Chile hacen caer más a la economía que el megaterremoto de 2010