Las reglas no escritas de la democracia