Violencia, la terca realidad