Extirpación de la apéndice podría proteger contra el Parkinson