Pacientes con VIH y Sida son más propensos a desarrollar cáncer