La F1 prefiere la tradicional bandera a cuadros