El secuestro fingido como sabotaje