Todo gran sueño implica grandes sacrificios, pero estos se compensan con creces con la conquista de la meta