El suicidio presupuestal de la salud pública