Destruir es la verdadera ideología gobernante