Bolívar Echeverría y Castro Leñero, el pensamiento como arte lúdico