Ciudad de México: atrapados entre el filtro y las garrafas para calmar la sed