Endometriosis, la enfermedad del silencio