Lozoya, la otra rifa del presidente