El presidente reescribe la historia