Iguala, del crimen a la amnistía