El cambio climático fertilizará millones de hectáreas en las zonas más frías del planeta