Cuando la realidad mata los "otros datos"