La caída del PIB en México es inevitable, pero ¿qué tan fuerte será?