Una enfermedad más peligrosa en México: la ignorancia