La estupidez, la otra epidemia