Bob Dylan entrega en plena crisis la canción más monumental de su carrera, "Murder Most Foul"