La primera molécula del universo