La obesidad esboza en México un desenlace más dramático en la crisis del coronavirus