Pandemia expone inhumanidad de cadenas de suministro que explotan a trabajadores