Zoológicos analizan sacrificar algunos ejemplares para evitar que otros mueran de hambre