El día que Nadal comenzó su leyenda en Roland Garros