Desarrollan una nueva membrana hidrófoba para mascarillas que puede parar los patógenos del covid-19